lunes, 8 de junio de 2015

DÍA DEL PLATO ÚNICO



Medalla echa en metal plateado en el fondo una cruz con la palabra caridad, en el centro las figuras de un anciano y dos niños abajo de estos la leyenda "NI UN HOGAR SIN LUMBRE, NI UN ESPAÑOL SIN PAN -FRANCO-" lleva cinta con franjas moradas y blancas verticales y un pasador con el escudo de Guipuzcoa en el centro (hay variantes con diferentes escudos de ciudades) y la leyenda "PLATO ÚNICO, PRO-LEAL COLABORACIÓN".
Al igual que el Auxilio social con su medalla de "Alzamiento y Victoria" se creo una medalla propagandística que es la que nos ocupa en esta entrada con el fin de incrementar la recaudación del día del plato único.
Estas medallas fueron fabricadas por M. Faci en Zaragoza , Tamaño 34x45 mm , grosor 3.6 mm. Peso 27.8 gr.
  

"Nosotros venimos para ser el pueblo, venimos para los humildes, para la clase media; no para los capitalistas. Nuestra obra exige el sacrificio de todos, principalmente el de los que tienen más, en beneficio de los que no tienen nada. Tendremos vivo empeño en que no haya un hogar sin lumbre, en el que no haya un español sin pan; llevaremos a buen término la santa obra de una reforma social impuesta con cariño, exigiendo a todos el cumplimiento de sus deberes".
Francisco Franco Bahaamonde (Discurso a los componentes de la Junta de Defensa, el día de asumir la Jefatura del Estado. 1-X-1936).

QUEIPO DE LLANO FOTO EXTRAÍDA DE INTERNET

El 13 de octubre de 1936 el general Queipo de Llano en unas de sus arengas radiofónicas a los combatientes propuso que al igual que en Alemania había que celebrar un día en el que en los restaurantes, los mesones y cualquier hotel establecimiento hostelero durante los se servía un plato único pero se cobraba entero y con ese dinero destinarlo a la beneficencia.
“significa algo más que el sacrificio material de los buenos ciudadanos, ya que este día tiene un triple significado que en adelante no debe olvidarse en nuestro país: ¡Austeridad, sacrificio, caridad! (…) Es deber de todo buen español el celebrar ese día”.
Causo tal repercusión el mensaje que apenas unos días después el 30 de octubre de 1936, mediante una circular del gobernador general del Estado a los gobernadores regionales de la zona nacional, se establecía a partir del 15 de noviembre el día del plato único.
Se estableció que el día coincidiera con el primer viernes de cada mes, aunque la Junta Técnica del Estado decidió que fuesen dos días, el 1 y el 15 de cada mes. el primer día que se hizo efectiva esta medida fue el domingo 15 de noviembre de 1936. En la prensa del día 14 apareció un llamamiento de la Junta designada para la implantación del Día de Plato Único, donde se advertía de que “(…) como el primer día de entrada en vigor coincide en domingo, se recuerda que no será patriótico anticipar o retrasar su práctica con el pretexto de celebrar fiestas familiares o simplemente las de domingo festivo”.
Los ingresos estaban destinados a sufragar comedores de beneficencia, jardines de infancia, casas cuna, orfelinatos o cualquier otra institución sostenida por el Fondo de Protección Benéfico Social, independiente de Auxilio Social que tenia financiación propia.



El 16 de julio de 1937 una orden amplia la cuestación del Día del Plato Único, convirtiéndola en semanal, en el Día se incluía el Día sin Postre también conocido como “lunes sin postre” por coincidir con este día de la semana recientemente instituido por el Auxilio Social . El dinero recaudado por el plato único se dividía en dos partes: una iba a parar al Fondo de Protección Benéfico Social para sufragar los comedores de beneficencia, casas-cuna y orfelinatos, y la otra al fondo del subsidio de ayuda a las familias de los combatientes y otra parte estaba a cargo directamente del Auxilio Social. Al celebrarse el día de plato único los viernes, muchas personas no podían cumplir con el precepto religioso de la “Vigilia de Témporas”, por lo que el 16 de enero de 1938 se decidió cambiar el día, pasando el plato único de los viernes a los jueves.
A lo largo de la Guerra las poblaciones que iban siendo liberadas se implantaba en ellas el día del plato unico en las que por lo general se sufrían terribles hambrunas por la mala gestión del Frente Popular.

Una vez acabada la guerra acabó convirtiéndose en un impuesto que todos estaban obligados a cumplir y quien no pagaba era sancionado y se ampliaba a los hogares particulares, Los encargados del cobro eran los vigilantes nocturnos (serenos).

Esto se podía leer esos días en la prensa «Aviso a todos los dueños de hoteles, bares, casas de comidas, tabernas, etc. Tengan preparado las hojas para cuando pasen a recogerlas. Si por alguna circunstancia dejasen de pasar, pueden entregarlas en la oficina, en todo el viernes, sábado hasta medio día y lunes todo el día. Después del lunes se cobrará recargo del 40%».

Para un mejor suministro de carne a los establecimientos, se cambio de los jueves a los lunes, ordenándose esta medida en el BOE del 19 de abril de 1940. 
Las dos cuestaciones fueron derogadas mediante una Ley de 22 de enero de 1942, que entró en vigor el 1 de febrero. 

No hay comentarios: